Volver a la página inicial
 
 

CAMBIAR EL LÍQUIDO DE FRENOS A PRESIÓN DE FORMA CASERA
 



Esto pretende ser una guía y no un manual técnico que especifique una metodología única y perfecta para realizar la reparación que se detallará. Cada uno que lo lea, se haga una idea y lo aplique como crea conveniente.

IMPORTANTE: Durante la explicación se detallarán algunas medidas de seguridad que es muy importante que se tengan en cuenta.
                             El autor no se responsabiliza de daños materiales ni personales que pudieran derivar de la lectura del siguiente escrito.


Material necesario


Herramientas necesarias

Manos a la obra.

1) Lo primero es fabricarnos el presurizador del circuito. Se trata de una herramienta que se encarga de ir metiendo liquido de frenos al circuito con una cierta presión de forma que nosotros sólo tengamos que abrir los purgadores y el líquido viejo vaya saliendo empujado por el viejo.

En la siguiente foto vemos un esquema de todas las piezas que yo he usado (se puede construir de muchas maneras, yo muestro una de ellas):

foto 1

2) Hacemos 2 agujeros en la tapa del depósito, uno para la entrada de aire y otro para la salida del líquido de frenos. Hacemos también un agujero en el centro del tapón del depósito.
Procedemos a montarlo todo para obtener lo que muestro en la siguiente figura.

El funcionamiento es simple, se llena de líquido de frenos la botella y luego se mete aire a presión por la parte superior (ya sea con compresor o una mancha), de forma que el aire obliga al líquido a salir, fijaros que el líquido de recoge de la parte inferior del bote.

IMPORTANTE: si se prevemos usar una mancha sin barómetro es OBLIGADO comprar un barómetro de estos cutres de 6 euros, hacer un agujero en el bote de presurización (o otro agujero en la tapa) y ponerlo, debidamente sellado con el formador de juntas (o como se quiera), para saber a que presión estamos

foto 2

En las uniones roscados yo he usado teflón en las rocas más un formador de juntas para asegurar que no se escapa nada por los agujeros.
foto 3

foto 4

3) Bien, una vez tenemos la herramienta fabricada ya podemos empezar con la faena. Aquí hay dos posibilidades:

Lo primero es planear como accederemos a los purgadores que hay en las pinzas de freno, ya que tendremos que acceder a las 4 una por una, no a la vez. Con el coche en el suelo es prácticamente imposible acceder para hacerlo mínimamente bien, así que una solución es ir sacando cada rueda. Yo  opté por usar unas rampas que tengo y así me ahorro sacar las ruedas delanteras pues con el coche encima de las rampas ya podía acceder bien a los purgadores. En la siguiente foto muestro el coche encima de las rampas.

foto 5

Para acceder a los purgadores traseros no tuve más remedio que sacar las ruedas, así que sabiéndolo ya aflojé los tornillos de las ruedas y ya saqué la trasera derecha, por la que empezaré a purgar.

NOTA: Si planeamos sacar todas las ruedas, hay que aflojar los tornillos de todas antes de empezar
NOTA: En la caja de herramientas que hay en la tapa del maletero hay un centrador muy útil para meter y sacar las ruedas, en la siguiente foto lo estoy usando (se saca un tornillo y se pone el centrador, así la rueda no cae al sacar los demás, y antes de montarla igual, se pone el centrador en el disco de freno antes de poner la rueda)
IMPORTANTE: Una vez levantado siempre asegurar con un trípode antes de hacer nada.
 

foto 6

4) Para dejarlo ya todo listo lo que yo hice fue preparar el primer purgador. El orden de purgado viene dado por la distancia entre el purgador y la bomba de freno, empezaremos por el más alejado y acabaremos por el más cercano, así el orden será:

En la siguiente foto muestro el purgador de la pinza trasera derecha. El cable que se ve es el sensor de desgaste de las pastillas (que debería estar cogido por  el tapón del purgador, pero está suelto porque se me debió olvidar, uiss...)

foto 7

Sacamos el tapón de goma, metemos la llave de estrella acodada y luego ponemos un tubo transparente del purgador hacia un recipiente (en esta ocasión uso un bote de líquido de frenos viejo).
foto 8

5) Pasamos ya al vano motor. Toda la preparación anterior es importante porque el líquido de frenos es muy higroscópico (absorbe humedad muy fácilmente) y la operación  se tiene que hacer lo más rápido posible para que absorba la mínima humedad posible,  ya que el agua en el líquido de frenos tiene 2 aspectos negativos:

Por esta razón los botes de líquido de frenos vienen bien precintados y una vez abiertos no es bueno guardarlos mucho tiempo porque el líquido va perdiendo propiedades.

Lo primero es proteger la pintura del coche como muestro en la siguiente foto. El líquido de frenos es fatal para la pintura, se la come rápidamente.
foto 9

6)  A continuación sacamos el tapón del depósito y lo metemos en un recipiente para no manchar nada.
foto 10

Procedemos a vaciar todo el depósito con una jeringuilla con mucho cuidado de no que no nos caiga líquido.
foto 11

7) Ahora ya podemos abrir la botella de líquido nuevo (1 litro) y lo primero que hacemos es echar unas 3/4 partes en el "bote-herramienta" que nos hemos fabricado, el resto lo usamos para rellenar de nuevo el depósito con líquido nuevo.

8) El siguiente paso ya es presurizar el circuito como muestro en las dos fotos siguientes.


foto 12

foto 13

9) Pues ahora queda lo más fácil, ir abriendo los purgadores uno a uno, en el orden indicado anteriormente y veremos como el líquido va saliendo. Si había burbujas también veremos como salen. Dejamos el purgador abierto hasta que veamos que sale líquido nuevo, de ahí la recomendación inicial de poner un líquido de distinto color al que llevamos actualmente.

NOTA: Cuidado al cerrar los purgadores, no hay que apretarlos mucho que es fácil romper la rosca, sobre todo haciendo lo típico de "venga, un poquito más que nunca está de más"

IMPORTANTE: Ir controlando 2 cosas:


foto 14
 

10) Una vez acabado de cambiar todo el líquido procedemos a despresurizar la botella desconectando el compresor o la mancha  y, si no lo teníamos ya, situamos el bote más abajo que el depósito. Entonces desenroscamos un poco el tapón y veremos como el líquido de frenos empieza a bajar hacia la botella-herramienta por efecto sifón. Fijaros en la foto 2 como en el tapón hay una espiga que queda dentro del depósito, pues esta espiga hará que la succión se provoque hasta  su altura, de forma que cuando acabe de succionar ya nos quedará el nivel correcto en el depósito.

Volvemos a tapar el depósito con el tapón original.

11) Y esto es todo. Acordarse de apretar los tornillos de las ruedas, con dinamométrica a ser posible, una vez bajado el coche al suelo.
 
 

Decir que yo he usado este método varias veces y siempre me ha ido muy bien, no ha quedado nada de aire en el circuito y facilita mucho la tarea comparado con el método tradicional que requiere dos personas y no se acaba nunca.


 

Volver a la página inicial